fin-menu-superior

  • image

Son un peligro tan latente, como evitable. Conocer las situaciones y conductas de riesgo más comunes, ayuda no solo a proteger a la propia familia y el hogar, sino también a la comunidad.

"¿Cómo me va a ocurrir justo a mí?". Como en los juegos de azar, pareciera que las probabilidades de un accidente eléctrico se ven tan lejanas, que considerarlas suena exagerado. Sin embargo, según datos de Bomberos de Chile, de las más de 127 mil emergencias informadas en 2015, casi 2.200 fueron llamados eléctricos, entre los que figuran cortocircuitos, electrocuciones y principios de incendio, arrojando un promedio de 6 emergencias eléctricas por día.

Si se suma que, alrededor de un 15% de las emergencias de fuego -unas 15 mil cada año- tienen origen en fallas eléctricas, estamos ante un panorama de riesgo del que lamentablemente pocas veces se toma conciencia. Pero, ¿cuáles son los detonantes más frecuentes de estos accidentes?

Accidentes electricos1) Abuso de la clásica "zapatilla". El uso indiscriminado de extensores, o "zapatillas" con aparatos de alto uso de energía, es el mayor causante. "Si bien estos otorgan más entradas, no aumentan la capacidad del sistema eléctrico", señala el prevencionista de riesgos, Daniel Martínez, algo con lo que concuerda Sergio Albornoz, Jefe del Departamento de Desarrollo Técnico de la Academia Nacional de Bomberos de Chile, quien añade que "la gente usa las zapatillas para conectar múltiples elementos, muchos de ellos de alto consumo, en circunstancias que los aparatos de este tipo solo se deben conectar directo a la pared y uno por vez".

Es importante saber que las instalaciones actuales usualmente admiten entre 10 y 15 amperes, siendo aptos para varios consumos bajos, como luces, televisores y computadores, y un solo consumo alto, como hervidores de agua o aspiradoras. "El hervidor, que tiene 10 amperes, si bien funciona solo un par de minutos, hace pasar tal cantidad de corriente que fácilmente podría fundir una extensión china, provocando un cortocircuito o una descarga eléctrica. Y si se conectan varios consumos altos, puede dañarse incluso una extensión con sello SEC", afirma Albornoz.

2) Las ampliaciones y la autoconstrucción. El segundo gran detonante son las modificaciones posteriores de las viviendas, por necesidades habitacionales o incluso, para su uso en negocios anexos a la vivienda; así como la autoconstrucción, usual en campamentos y tomas, donde la instalación es completamente desde cero y sin regulación.

Accidentes electricos Gentileza Bomberos de Chile"Por temas económicos, no se suele buscar a un instalador eléctrico autorizado por la SEC. Por ende, la construcción probablemente no tendrá las condiciones mínimas requeridas en conductores, uniones o grosor de los cables", señala el experto de Bomberos. Además, la gente comienza a ramificar el cableado sin pensarlo, pues "encuentran un enchufe, le sacan dos cables y de ahí sacan dos más, y así sucesivamente, sin conciencia de cuánta corriente pasará ni el calor que se está generando", añade Albornoz.

Esto, en una construcción normal generaría la activación del interruptor automático, cortando la corriente del sistema y alertando de la sobrecarga del mismo. Pero en los casos de autoconstrucción, la ausencia de un automático permitirá que el sistema funcione sobrecargado sin que la persona se entere hasta que el cableado comience a arder.
"En sectores donde hay tomas, tenemos a razón de un incendio por semana relacionado con problemas eléctricos", asegura Albornoz.

Accidentes electricos Gentileza Bomberos de Chile23) El hacinamiento. Al igual que buena parte de la autoconstrucción, el fenómeno del hacinamiento tiene una arista social muy fuerte. Es común que en barrios antiguos, conventillos o cités con instalaciones eléctricas obsoletas sean arrendados a numerosas personas -muchas de ellas inmigrantes-, quienes por economizar comparten espacios reducidos, viviendo incluso varias familias en una misma habitación.

"Cada familia, o incluso cada persona, usa su propio hervidor o estufa, generando una sobrecarga y un colapso del sistema, lo que suele terminar en incendio. Lo complejo es que, si el siniestro se genera en la zona del acceso único, muchos pueden quedar atrapados", asegura Albornoz.

 

A TENER EN CUENTA

*Revise el estado de los aparatos eléctricos, interruptores y enchufes. Un enchufe que chisporrotea va dañando el aislamiento, pudiendo dejar el cobre a la vista y propenso a generar contacto entre conductores u otras estructuras, con resultado de cortocircuitos y/o electrocuciones. Ponga especial atención si cuesta conectar o desconectar los aparatos: puede tratarse de la expansión del material por exceso de calor, indicando una anomalía. "Los aparatos tienen una útil definida, a los diez o a lo más veinte años hay que cambiarlos", señala Albornoz.

*Cambiar el automático original no aumenta la capacidad del sistema. Con el fin de evitar las constantes caídas del automático, muchas veces es reemplazado por uno de mayor capacidad. "Ésta es la alarma que avisa una sobrecarga. Si se cambia sin ampliar la capacidad de la instalación, se silencia la única advertencia de un potencial accidente", señala Martínez.

*Revise su instalación. Las instalaciones regulares actuales tienen una duración prácticamente indefinida si se usa adecuadamente. Pero en construcciones anteriores a la década del 70, se debe hacer una revisión y probable cambio de cableado, ya que antes se usaban aislaciones de tela y otros materiales que no responden al uso energético y requisitos de seguridad de la actualidad.

 

INFORMACIÓN TOMADA DE:www.paritarios.cl