fin-menu-superior

  • image

28254375 970x300

La fatiga es un problema creciente que afecta la fuerza de trabajo. Una investigación realizada por el National Safety Council asegura que el 13% de las lesiones en el lugar de trabajo puede atribuirse a la fatiga.

La investigación muestra que el 97% de los trabajadores tienen al menos un factor de riesgo de fatiga en el lugar de trabajo, mientras que más del 80% tienen más de un factor de riesgo. Cuando hay múltiples factores de riesgo, y aumenta el potencial de lesiones en el trabajo, la fatiga puede tener efectos perjudiciales en la salud y la seguridad de una persona tanto dentro como fuera del trabajo.

Causas:

Hora del día: Los trabajadores por turnos, especialmente los que trabajan en turnos nocturnos, y los que conducen durante las horas nocturnas son particularmente vulnerables a la fatiga. Debido al ritmo circadiano del cuerpo, la hora del día tiene un profundo impacto en la fatiga.
La privación del sueño: Los seres humanos requieren un sueño adecuado (7-9 horas para los adultos) con el fin de funcionar. La falta de sueño, una causa de fatiga, ocurre cuando una persona pierde una cantidad suficiente de sueño o permanece despierta durante largos periodos de tiempo.
Tiempo en tareas repetitivas: Las personas experimentarán fatiga cuanto más tiempo lleven a cabo una tarea específica. Esta fatiga puede manifestarse como somnolencia, cansancio muscular o cansancio mental.
Factores personales: Algunas personas son más propensas a la fatiga que otras. Los factores personales tales como edad o condiciones médicas pueden jugar un papel importante.
Factores de trabajo: Algunos trabajos son más propensos a la fatiga debido a factores relacionados con las tareas, factores ambientales y factores organizativos.

Consecuencias:

Desempeño en el trabajo: El rendimiento laboral, incluyendo la productividad, disminuye a medida que los empleados se fatiguen. Se han observado disminuciones en el desempeño laboral relacionadas con la fatiga en los trabajos por turnos, turnos rotativos, turnos nocturnos, horas de inicio muy temprano, horas extras de trabajo o extensión jornada laboral y en empleados con problemas para dormir.
Desempeño en seguridad: El desempeño en seguridad en el lugar de trabajo disminuye a medida que los empleados se fatigan. Los individuos que trabajan turno de noche, turnos rotativos o largas jornadas corren mayor riesgo de incidentes de seguridad.
Consecuencias para la salud: Las personas con fatiga y los trabajadores por turnos corren mayor riesgo de sufrir problemas de salud que incluyen, entre otros, depresión, enfermedades cardiovasculares, obesidad y diabetes.
Consecuencias económicas: Las investigaciones demuestran que la fatiga provoca una disminución de la productividad, un menor rendimiento en materia de seguridad y una mala salud, lo que puede llevar a un aumento de los costos para los empleadores y la sociedad.

 

Agosto 30 de 2017

Fuente: National Safety Council - www.nsc.org