Riesgo por arco eléctrico

Un arco eléctrico es una descarga disruptiva generada por la ionización de un medio gaseoso (por ejemplo, el aire) entre dos superficies o elementos a diferente potencia (INSHT, 2011), y se produce como un paso de corriente eléctrica a través del aire desde un elemento conductor a otro; si bien el aire tiene propiedades aislantes respecto a la conducción de la corriente eléctrica, puede ocurrir que la diferencia de potencial eléctrico entre dos puntos sea lo suficientemente grande haciendo que se supere la rigidez dieléctrica del aire presente entre los dos y convirtiéndose en un medio conductor de corriente.

El arco eléctrico depende de muchos factores donde se puede producir, como lo son el medio físico, la intensidad de corriente, la forma y materiales de la instalación eléctrica, entre otros. Estos factores pueden ocasionar una falla técnica, bien sea por un comportamiento inseguro de la persona o por situaciones adversas del entorno o la instalación.

Cuando ocurre un arco eléctrico se genera una gran liberación de energía y sustancias peligrosas. La liberación de energía térmica produce gran aumento de la temperatura en el sitio y entorno donde se produce el arco. Así mismo, al producirse el arco, se genera una onda de presión, que puede afectar la infraestructura o equipos presentes en el área y a las personas que se encuentren allí mismo. La presencia de las altas temperaturas producidas por el arco eléctrico también puede provocar la generación de gases tóxicos. Otro efecto producido por el arco eléctrico es la radiación electromagnética, principalmente ultravioleta (UV) e infrarroja (IR).

Los arcos eléctricos pueden producirse en actividades laborales donde se realicen actividades de manipulación de equipos energizados a alta y media tensión, pero también en redes de baja tensión, así como en la manipulación de interruptores de potencia.

Algunas de las principales medidas en la prevención del riesgo presente por la generación de un arco eléctrico son:

  • Hacer una estimación del riesgo térmico asociado al arco eléctrico para poder implementar medidas de intervención como lo pueden ser: disminución de la tensión de la instalación, disminución de la corriente o de la duración del arco eléctrico.
  • Aumentar la distancia entre el trabajador y el dispositivo energizado o la red de electricidad.
  • Asegurar el uso de dotación y EPP´s adecuado para tareas con riesgo eléctrico, por parte de las personas involucradas en la tarea y restringir el uso de equipos móviles o herramientas conductoras que puedan provocar el corto circuito en el área.
  • Dar cumplimiento a las reglas de oro en las actividades con riesgo eléctrico.
  • Identificar y respectar la zona de peligro frente al arco, a través del “límite de seguridad frente al arco” (FPB).
  • Uso de pantallas de protección para evitar el impacto de materiales proyectados y limitar las radiaciones ultravioletas e infrarrojas recibidas.
  • Implementar medidas de ingeniería para disminuir el riesgo de exposición del trabajador.
  • Implementar medidas administrativas para controlar el riesgo de exposición del trabajador.

Fuente:

  • Arco eléctrico: estimación de la energía calorífica incidente sobre un trabajador. NTP 904. 2011
  • Arcos eléctricos. Un factor de riesgo grave, también en baja tensión. Ficha técnica de prevención 40

Compartir

Facebook
X
LinkedIn

Noticias relevantes

Atrapamiento con recogedor de fardos

Trabajo que realizaba Jesús era un peón agrícola de 33 años y llevaba unos meses contratado en una pequeña empresa agrícola como operario de recolección