Uso seguro de escaleras verticales

Las escaleras fijas de servicio están permanentemente sujetas a una superficie vertical y sirven para acceder ocasionalmente a tejados, pozos, silos, torres de refinerías de petróleo, chimeneas y otras zonas de acceso restringido.

Este tipo de escaleras deben ser consideradas intrínsecamente peligrosas y por ello debe velarse por un correcto diseño, un uso restringido a personal entrenado sólo para accesos esporádicos u ocasionales siempre que no sea posible otro sistema de acceso más seguro y la utilización de equipo de protección personal frente a caídas.

Definiciones y tipos

Una escalera de servicio está formada por una serie de escalones, cada uno de los cuales está fijado a algún tipo de estructura. Estructura que según se aplica aquí, incluye edificios, chimeneas, pozos y el equipo sobre el cual las escaleras estén fijadas en cada uno de los casos.

Se construyen preferentemente de acero, hierro forjado u otro material equivalente asegurando su eficiente sujeción a la estructura que los soporte.

Escalera inclinada: Escalera instalada sobre una superficie inclinada casi vertical (> 75º) y consta de una serie de escalones permanentemente sujetos a la estructura

Escalera vertical separada: Escalera que consta de escalones o abrazaderas encajados en largueros laterales de metal u otro material unidos totalmente o por tramos, mediante sistemas de fijación que van desde los largueros laterales a la estructura, por ejemplo, torres de comunicación o tanques verticales.

Escalera vertical integrada: Escalera instalada sobre una superficie vertical y consta de una serie de escalones permanentemente sujetos a la estructura.

Riesgos

El principal riesgo derivado del uso de las escaleras de servicio es el de caída de altura en las siguientes circunstancias:

  • En su utilización normal de subida o bajada.
  • Utilizando la escalera llevando cargas.
  • Subir o bajar de forma rápida
  • Saltar desde algún escalón de la escalera.
  • Falta de visibilidad.
  • Al intentar alcanzar zonas de trabajo lejanas de los largueros produciendo un desplazamiento del centro de gravedad del operario originando su desequilibrio hasta su caída.

Otros riesgos son: lesiones por astillas, rebabas metálicas etc.; resbalones que pueden dar origen a esguinces y torceduras, contusiones o abrasiones; contacto eléctrico directo con líneas eléctricas situadas en las proximidades de la escalera.

Medidas de prevención

Selección y formación de personal

Selección: Se debe hacer una selección del personal que deba utilizar escaleras fijas teniendo en cuenta los siguientes aspectos:

  • Complexión física adecuada.
  • Inexistencia de antecedentes médicos sobre problemas de corazón, vértigos, mareos u otros impedimentos físicos que puedan hacer que la utilización de escaleras fijas sea particularmente peligrosa.

Formación: En muchos casos la sensación de miedo hace que el operario se sujete a la escalera en un momento dado y no suba ni baje; en estos casos el operario debe ser ayudado. Las personas que tengan estas tendencias deben ser descalificadas como usuarios potenciales de las escaleras fijas, aunque con prácticas podrían llegar a acostumbrarse a su utilización.

Normas de utilización

Todo trabajador que deba usar escaleras fijas de servicio deberá seguir las siguientes normas de utilización:

  • Comprobar que la escalera no presenta defectos y está libre de sustancias resbaladizas, como pueden ser barro, grasa, aceite, hielo, etc.
  • No subir o bajar cargado de herramientas o materiales. Los materiales y/o herramientas necesarias se deberán subir o bajar utilizando algún sistema manual de izado y/o un portaherramientas apropiado.
  • Subir de cara a la escalera utilizando ambas manos para sujetar firmemente los escalones o largueros laterales.
  • Situar el pie firmemente sobre cada escalón antes de transferir todo el peso a cada uno de los pies.
  • Subir o bajar tranquilamente sin prisas evitando hacerlo corriendo o deslizándose sobre los largueros.
  • No saltar desde cualquiera de los escalones de una escalera.
  • No utilizar calzado con tacones y revisarlo antes de utilizar una escalera cerciorándose de que no tiene grasa, barro o cualquier otra sustancia deslizante.

Señalización

Las escaleras deberán estar pintadas en su parte inferior accesible de franjas de color negro y amarillo.

Además, deberá instalarse una señal de atención que indique PROHIBIDA SU UTILIZACIÓN POR PERSONAL NO AUTORIZADO. Además, se podrá complementar esta indicación con cualquier otra que se considere necesaria para que la escala se utilice con las máximas medidas de seguridad (por ej. utilización de cinturón de seguridad obligatorio).

Sistemas de protecciones personales anticaídas

Definición

Los dispositivos anticaídas constan básicamente de un arnés anticaídas, un dispositivo de bloqueo automático destinado a parar la caída de altura en condiciones de seguridad y, si no está incorporado, un elemento de amarre.

Prácticamente están constituidos por puntos de anclaje móviles, los cuales ruedan o deslizan sobre una línea de anclaje fija o se extiende mediante un cable o cuerda con enrollador automático o contrapeso.

Su instalación y uso deberá ser obligatorio en todas las escalas fijas.

Tipos

Existen cuatro tipos de dispositivos utilizados en las operaciones de elevación y descenso:

  • Tipo 1: Con elemento deslizante.
  • Tipo 2: Con elemento rodante.
  • Tipo 3: Con enrollador.
  • Tipo 4: Con contrapeso.

Los tipos 1 y 2 pueden estar constituidos por una línea de anclaje rígida o flexible.

Los tipos 3 y 4 pueden estar constituidos por una línea de anclaje extensible formada por cable, cuerda, banda o similar. Los dispositivos más adecuados para las escalas de servicio son los del tipo 1 y 2.

Características generales de los dispositivos anticaídas

Deben formar un conjunto inseparable con la línea de anclaje, debiendo rodar o deslizar por ella, acompañando al usuario, tanto cuando realiza operaciones de elevación como de descenso, sin ninguna intervención de éste, permitiendo de esta forma plena libertad de movimientos.

En su montaje es preciso tener en cuenta el número de puntos de fijación por metro recomendados por el fabricante; además han de haber sido sometidos a pruebas de verificación.

Normas de utilización

Para ser utilizados correctamente, estos dispositivos deben permitir mantener en el tiempo las siguientes características generales:

  • Detener la caída del usuario.
  • Limitar el recorrido efectuado por el usuario durante la caída.
  • Reducir la fuerza originada en la caída a valores soportables por el hombre.
  • El mecanismo impedirá que una intervención casual del operario reste eficacia al mismo.

Aplicaciones

Los dispositivos anticaídas con línea de anclaje rígida están especialmente indicados en instalaciones permanentes donde se deben realizar operaciones con cierta frecuencia. Su uso está indicado como sistema de seguridad para todo tipo de escaleras verticales.

Los dispositivos anticaídas con línea de anclaje flexible se deben utilizar en aquellas operaciones en las que las condiciones de trabajo imposibiliten la colocación de guías de anclaje rígidas.

Inspección y mantenimiento

Todas las escalas instaladas deben inspeccionarse periódicamente en función de su uso y las condiciones a las que estén sometidas siendo recomendable hacerlo cada tres meses.

Es conveniente llevar un registro de cada inspección por lo que sería recomendable desarrollar una lista de inspección de escaleras para cada caso. Es importante tener en cuenta lo establecido en la Resolucion1 409 del 2012.

Fuente:

  • Instituto Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo / https://www.insst.es
Ir arriba