El CCS y la OIT trabajo proponen al gobierno un pacto por la seguridad y salud en el campo

  • De acuerdo con el Consejo Colombiano de Seguridad, la agricultura, la ganadería, la caza y silvicultura, han tenido en los últimos años las tasas de accidentes laborales más altas de todos los sectores económicos en el país, motivo por el que urge un compromiso entre los actores.
  • En el primer semestre de 2020 el sector se ubicó nuevamente en el primer puesto de la accidentalidad laboral presentando una tasa del 6,75%.
  • El acuerdo de voluntades que involucra a la Organización Internacional del Trabajo (OIT), al Consejo Colombiano de Seguridad (CCS) en su calidad de referente técnico, extiende una respetuosa invitación al Ministerio de Agricultura a formar parte de este paso hacia la consolidación del desarrollo sostenible.

Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), el sector agrícola emplea alrededor de 1.300 millones de trabajadores en todo el mundo, lo que representa la mitad de la fuerza de trabajo mundial. En términos de fallecimientos, lesiones y problemas de salud relacionados con el trabajo, es uno de los tres sectores de actividad más peligrosos junto con la construcción y la minería.

En el marco del 53 Congreso de Seguridad, Salud y Ambiente, Adriana Solano Luque, presidenta del Consejo Colombiano de Seguridad (CCS), reveló que los sectores Agricultura, Ganadería, Caza y Silvicultura, han tenido en los últimos años las tasas de accidentes de trabajo más altas de todos los sectores económicos en el país. En 2019, mientras la tasa de accidentalidad estuvo por debajo del 6%, la del sector agricultura fue de 16,31%, siendo el que registró la accidentalidad más alta. Durante el año pasado, se presentaron 63.508 accidentes de trabajo, se calificaron un total de 1.271 enfermedades laborales y murieron 34 trabajadores por causas asociadas al trabajo.

“Es preocupante identificar que la tendencia prevalece en 2020, pues durante el primer semestre del año el sector se ubicó nuevamente en el primer puesto de accidentalidad presentando una tasa de 6.75%, 3 veces más alta que la de accidentalidad laboral del país que fue de 2.09%. Durante este periodo se presentaron 27.008 accidentes de trabajo, se calificaron un total de 353 enfermedades laborales y se registraron 14 muertes de trabajadores por causas asociadas al trabajo”, destacó Solano.

El informe del Observatorio de Seguridad y Salud en el Trabajo del CCS (OSST), correspondiente al primer semestre de 2020 evidenció que, así como el agro colombiano tiene retos importantes en el futuro inmediato, otras actividades que le siguen respectivamente en la tabla de valores referente a accidentalidad laboral, enfermedades laborales y muertes en el lugar de trabajo, tienen retos en el futuro cercano.


Accidentes en el lugar de trabajo:

Durante los primeros seis meses de 2020, la actividad económica que registró el mayor número de accidentes laborales fueron Agricultura, Ganadería, Caza y Silvicultura, con una tasa de 6,75, seguida de Minas y canteras (4,72), Industria manufacturera (3,13), Electricidad, gas y agua (2,98), Construcción (2,77).

Enfermedades laborales

Aunque la Agricultura registra el mayor número de enfermedades laborales en los primeros seis meses del año en curso, la Industria manufacturera lideró el segmento en cuanto a enfermedades reportadas durante ese mismo periodo (96,68), seguida de Agricultura, ganadería, caza y silvicultura (88,23), Minas y canteras (69,04), Hoteles y restaurantes (53,16), Eléctrico, gas y agua (37,16).

Muertes en el lugar de trabajo

Nuevas actividades se suman al consolidado del documento del OSST. En materia de muertes laborales, Minas y canteras vuelve a predominar en la lista de actividades económicas con mayor número de incidentes (25,89), seguida de pesca (16,76), Eléctrico, Gas y Agua (4,46), Transportes, almacenamiento y comunicaciones (4,28), Servicio doméstico (1,64) Administración pública y defensa (1,53).

PACTO POR LA SEGURIDAD Y SALUD EN EL CAMPO

Con el objetivo de contribuir con los objetivos de los sectores que favorecen la seguridad y soberanía alimentaria, mejorando las condiciones de trabajo y de vida de los campesinos del país y promueven la producción agropecuaria, el CCS y la OIT proponen al Ministerio de Agricultura firmar este pacto de voluntades.

Este “Pacto por la Seguridad y Salud en el Campo”, es un acuerdo de voluntades entre el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural y los proponentes, que tiene como objetivo mejorar las condiciones laborales, la productividad y la reducción de accidentes y enfermedades de trabajo en el sector agropecuario en Colombia.

Al hacer un análisis más detallado del primer semestre de 2020, las actividades económicas relacionadas con la producción especializada de banano y de cereales, fueron las que presentaron tasas de accidentalidad más alta, con un 14% cada una; en tercer lugar, se encuentran las actividades relacionadas con la producción de aceite de palma, con 9%.

Por otro lado, la producción especializada de caña de azúcar es la actividad que presentó la tasa de calificación de enfermedad laboral más alta durante este periodo (389 casos por cada 100.000 trabajadores), seguida por las actividades relacionadas con la floricultura (90 casos por cada 100.000 trabajadores)

En conversación con el equipo técnico del CCS, Ángel Custodio Cabrera, Ministro de Trabajo, destacó que el 53 Congreso de Seguridad, Salud y Ambiente resulta vital para la región pues se formularán estrategias efectivas que beneficiarán a gobiernos y poblaciones en su campo más sensible, el trabajo. “En el punto que nos encontramos, es necesario continuar con las orientaciones para la prevención, contención y mitigación del virus durante el desarrollo de las actividades, implementando los protocolos de bioseguridad en el interior de cada empresa, y que estos se integren a los Sistemas de Gestión de Seguridad y Salud en el trabajo”, afirmó el Ministro.

Ir arriba