Los viajeros que enfrentan un riesgo inminente de contagio de la COVID-19 y los nuevos escenarios después de la pandemia

  • “Viajar es una tarea de reflexión, de análisis y de toma de decisiones enfocadas al antes, al durante y al después del traslado”: Consejo Colombiano de Seguridad, CCS.
  • El referente en seguridad laboral compartió recomendaciones que le restarán inconvenientes a los trabajadores que se dispongan a viajar en época de reactivación.
  • En el marco del 53 Congreso de Seguridad, Salud y Ambiente, expertos en seguridad laboral y epidemiólogos debatieron sobre cómo minimizar la exposición al virus tras el regreso a la normalización.

Tras cinco meses de aislamiento preventivo y acumulación de tensión y estrés por la adaptación de los trabajadores a los nuevos escenarios laborales, miles de personas consideran aprovechar las ofertas de vacaciones que las regiones turísticas del país ofrecen para reactivar sus economías, enfrentándose a nuevas condiciones de autocuidado y exigidas por las autoridades locales.
En el marco del 53 Congreso de Seguridad, Salud y Ambiente, Adriana Solano Luque, presidenta del Consejo Colombiano de Seguridad (CCS), destacó que la contención del virus y su propagación dependerá del grado de responsabilidad personal que cada hombre, mujer o niño, tenga sobre los protocolos de bioseguridad y autocuidado establecidos.
“Con la reactivación del transporte aéreo y terrestre, las posibilidades de viajeros, familias y empresarios de recorrer el territorio nacional e incluso salir del país, se acentúan las posibilidades de propagación del virus de la COVID-19 tal y como sucedió en Europa y China, en donde se registraron rebrotes tras decretarse el transito libre”, señaló Solano.
De acuerdo con Jorge Oswaldo Restrepo, médico laboral y Presidente Emérito del CCS, debemos pensar muy bien antes viajar, y si vale la pena hacerlo, es bueno tener en cuenta las siguientes recomendaciones del antes, durante y después de desplazarse a otro lugar con la premisa que del autocuidado depende el bienestar de todos.

  1. ¿Puedo aplazar el viaje hasta que se normalice mucho más la situación?
  2. ¿Qué pasaría si aplazo el viaje, cómo me afectaría?
  3. ¿Cuál es la situación en mi lugar de residencia y en mi lugar de destino?
  4. ¿Presentó alguna sintomatología sugestiva o he estado en contacto con algún diagnosticado con la COVID-19?
  5. ¿El tipo de transporte que voy a utilizar me permite mantener dos metros de distancia respecto a otras personas?

“Si usted tiene claro estos escenarios y el viaje es inaplazable, tome la decisión de hacerlo con responsabilidad”, indicó el epidemiólogo quién señaló que aquellas personas o trabajadores que deben hacer un viaje por motivos laborales o de suma urgencia, antes de llenar las maletas contemplen los siguientes aspectos:

  1. Si presenta comorbilidades no controladas tales como enfermedades respiratorias, diabetes tipo 2, sistema inmunológico debilitado y las demás que han descrito las autoridades sanitarias, debería en la medida de lo posible, evitar viajar.
  2. Si es por razones de trabajo, averigüe la situación de contagios en la empresa a la que se dirige.
  3. Cerciórese que la empresa de destino cumpla con los protocolos de bioseguridad que garantizará su salud y la de sus seres más cercanos.
  4. Reflexione y contemple todos los traslados (de la casa al aeropuerto, al terminal, al hotel o casal y quién lo va a trasladar a sus respectivas diligencias)
  5. Investigue los requisitos exigidos por las autoridades del país o región al que se dirige.
  6. Cerciórese que su lugar de destino exija o no algún tipo de pasaporte.
  7. Algunos destinos exigen periodos de aislamiento de 14 días antes de permitir el ingreso a sus territorios, prevea esta situación en su itinerario.
  8. Investigue si existe alguna prueba médica de deba practicarse al llegar.
  9. ¿Cómo debo proceder con la aerolínea para la devolución de mi dinero o reprogramación de mi vuelo en caso de algún percance? (antes de la compra).

De acuerdo con los epidemiólogos, es muy importante no dejar ninguna situación a la improvisación, tomando las acciones necesarias para cada momento.

  1. Traslados, en la medida de lo posible hacerlos a pie o si debe hacerse en vehículo, procurar que sea propio o hacerlo junto al conductor exclusivamente.
  2. El consumo de alimentos en cualquier situación del viaje debe ser un asunto individual. Los productos deben tener un empaque sellado y se deben asumir posturas que, en lo posible, los mantenga alejados de terceros.
  3. Lávese las manos con abundante agua y jabón cada vez que tenga oportunidad y acompañe con alcohol antiséptico.
  4. Evitar compartir el teléfono móvil o demás elementos de uso constante con terceros. En lo posible deben ser artículos de uso personal.
  5. Utilice constantemente tapabocas y nunca lo toque después de quitárselo y desinfectarlo, hasta que no sea momento de utilizarlo nuevamente.
  6. Conservar las distancias en las terminales de transporte, aeropuertos y cabinas.
  7. No toque con las manos sillas, pasamanos, agarraderas y cualquier tipo de superficies que puedan tener contacto constante con otros individuos.

Los expertos en seguridad laboral recomiendan seguir estas instrucciones básicas al pie de la letra para reducir los riesgos, asegurando que las personas vuelvan a sus actividades laborales o familiares y no haya un contagio masivo que ponga en peligro la vida de las personas y la productividad de las empresas y sus trabajadores.

Ir arriba